Olimpíadas, el día después.

El texto a continuación fue escrito exactamente el día después del triunfo de Santi Lange y Ceci Carranza en Río 2016, por un amigo que prefirió permanecer en el anonimato. Me pareció interesante cuando me lo mostró (hace un par de días), asi que quería compartirlo con todos Uds.

El triunfo de Santiago Lange me parece que pone en blanco sobre negro un monton de cosas sobre el deporte y la asignacion de recursos. No puedo olvidarme de un jugador de futbol, de esos que Santiago Lange dijo que admira, que se fue de una concentracion, o de un partido, o de un campeonato, porque extrañaba a la mamá.
No puedo dejar de pensar en los 2, 3 o 4 miles de millones de pesos del futbol para todos: sea del gobierno anterior, de este, o del que venga.
El hecho de que este deporte sin tribunas haya tenido su minuto de fama ocurre solo por que gano un tipo que hace un año lo operaron de cáncer, pero que haya estado 20 o 30 años participando en las olimpiadas es un detalle. O que comparta la presencia olimpica con sus hijos es otra nimiedad.
Un tipo como cualquiera, que se entrena al limite pero no sale en revistas. No esta tatuado, porque no necesita de una tribuna que lo mire, un tipo que no usa arito, usa metodos y disciplina, ni se corta el pelo con rayitas ni con flecos. Pero no tiene tribuna, solo tiene medallas y en una semana seguramente pasara al olvido porque en el yachting no hay tribunas y cuando terminen las olimpiadas, y se asigne el monto destinado al futbol….chau Santiago Lange
No puedo dejar de pensar en muchos deportistas hartos de papeles para que les paguen los subsidios, los de kayac, los de jabalina, los de salto en largo, los de garrocha….
La prensa y muchos periodistas que hoy lo adulan, en dos semanas van a estar pendientes de la botinera de turno o de si Messi esta constipado o no. Cuando escuches a un jugador de futbol que dice que hay que dejar o que dejó todo en la cancha, acordate de Santiago Lange. A ese, no lo aplaudia nadie.
No lo conozco a Santiago Lange: corrí contra él en la época de los Pengüin, probablemente hoy ni me reconozca, tenemos muchos amigos en comun y eso me basta.
Solo se que es un tipo que navega, lo hace con ganas y ademas se ganó todo, pero no es suficiente, no alcanza, no se vé. No me gusta idolatrar a la gente, no tengo ídolos. Santiago Lange no es mi ídolo, solo digo lo que pienso.

Navegante anónimo.

Un pensamiento en “Olimpíadas, el día después.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>