Buenos vientos viejo, es hora de navegar por aguas más calmas.

JUAN ALBERTO CADARIO, 1/6/1929 – 7/7/2019

El domingo 7 de julio pasado falleció mi padre Juan Alberto Cadario, arquitecto y maquetista, fundador de “Astillero de Modelos – Modelmakers”. Nacido en Gualeguay, Entre Ríos, paso toda su infancia y adolescencia en su ciudad y a orillas del río Gualeguay, para luego ya más grande trasladarse a La Plata a estudiar arquitectura. Ahi conoció a mi mamá Isabel y juntos, a base de mucho esfuerzo y trabajo lograron crecer y formar una familia con sus tres hijos, María Laura, Leticia y quién escribe. Egresado de la primer camada de arquitectos de la Facultad de Arquitectura de La Plata, empezó a desarrollar su carrera profesional progresivamente. Unos primeros pasos como dibujante en el Ministerio de Obras Publicas, para culminar como Director de Arquitectura de la Provincia de Buenos Aires, un cargo muy importante y significativo. Paralelamente y junto a su socio Rodolfo Ogando, construyeron numerosas casas y edificios principalmente en la ciudad de La Plata y terminales de omnibus y aeropuertos en algunas provincias de Argentina,
Más adelante, y cuando ya la arquitectura pasaba a un segundo plano, su hobbie de realizar maquetas se convertiría poco a poco en su actividad principal y en la que se destaco como artista y artesano.
Eximio dibujante, con una paciencia infinita para el trabajo y una habilidad manual única, de sus manos surgieron grandes trabajos entre los que se destacan todos los modelos completos de los Moro di Venezia, realizados para el empresario italiano Raul Gardini. Esos trabajos fueron realizados parte en Argentina y parte en Ravenna, Italia, adonde estuvo yendo durante dos años. Esas maquetas fueron sin duda su consagración como artista y el punto de partida para un reconocimiento mayor de su trabajo a nivel mundial. El estudio de diseño de German Frers, astilleros como Wally Yachts y Nautor Swan y clubes emblemáticos como el Yacht Club Argentino y el New York Yacht Club, son poseedores de sus trabajos, entre tantos otros.
Su relación con el deporte de la vela fue muy importante también a pesar de haberlo descubierto relativamente grande. Su primer barco fue un snipe llamado “Brujito”, y asi se llamó tambien su último barco. En el medio pasaron el “Chau”, “Eray”, “Quetal” y “Gusano”. Corrió infinidad de regatas en el Río de la Plata, un par de regatas a Río de Janeiro y la tormentosa experiencia de la regata a Mar del Plata con el “Filoso” de su mejor amigo Carlos “Becho” Galván, en la que llegaron a darlos por desaparecidos.
Fue también junto a otros pioneros y amigos, impulsor del deporte de la vela en la región, actividad desarrollada principalmente en el Club de Regatas La Plata y tambien por un breve periodo en el Circulo de la Vela, club creado a pulmón que supo organizar un Campeonato Argentino de Pengüin, la clase más popular de esa época.
Amante de los barcos y la naturaleza, logró tener una vida muy linda, haciendo lo que más le gustaba hacer, un privilegio que pocos se pueden dar hoy en día.
Buenos vientos viejo, es hora de navegar por aguas más calmas. Te quiero.

Juanpa

16 pensamientos en “Buenos vientos viejo, es hora de navegar por aguas más calmas.

  1. BUENOS VIENTOS Y AGUAS CALMAS PARA TU PADRE.
    SEGURO QUE LO VAS A SENTIR PRESENTE CADA VEZ QUE TE EMBARQUES.
    SIGUE CON VOS DE OTRA MANERA. ABRAZO.

  2. Mi mas sentido pesame Juanpa

    La muerte no es el final y sin duda tu padre navega con buenos vientos en los mejores mares.

Responder a Vito Cancelar respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>