39th Régates Royales-Trophée Panerai. Buen campeonato de los barcos sudamericanos Cippino y Fjord III.



Fuente info Soazig Guého

Sweet Cannes

After five days of racing with typical the Cote d’Azur early autumn conditions -sunny skies and light winds- the 39th edition of the Régates Royales-Trophée Panerai came to an end in grand style. The 15 Metre Mariska got gold in the Big Boat series with a clear score of five wins out of five races, while the One Tonner Ganbare succeeded in snatching the title to Italy’s Il Moro di Venezia by just one point. “Serial winner” Rowdy added yet another victory to her long list, with Argentina’s Cippino at her heels, the 8 Metre Carron II and Linnet skippered by Torben Grael, particularly at ease in light winds, were crowner winners in the gaff cutters classes. Save the date for September 2018, for the 40th edition.

The 39th edition of the Régates Royales-Trophée Panerai was marked by a sweet sea-breeze, a light south-easterly building in the early afternoon and later,decreasing and dying towards sunset, by close racing at sea and lively social events ashore. This year several new entries debuted in Cannes, to the likes of the two P-Class Olympian and Chips skippered by Marc Audineau and Bruno Troublé respectively, that duelled all week to get gold in the gaff cutters’ class, or Stéphane Richer’s tiny Ellad , a gorgeous Fife-designed canoe-stern from 1937 and the fast Fjord III by Argentinean German Frers Senior; from François Ramoger’s 6 Metre Azaïs designed by François Camatte and totally restored by his grandson, to Italy’s Ardi (ex-Kerkyra II), a 1968 One Tonner by the famous American firm Sparkman & Stephens.

A light south-easterly was on the menu for the last race, crucial to define the podium positions in several classes. First boat to cross the finish line in real time was, Mariska, that showed excellent speed in light air as did Fabien Després’ Viola, Cholita skippered by Italian Bruno Catalan, and Daniel Sielecki’s Cippino from Argentina.

Brazilian star Torben Grael drove NYYC 30 Linnet, owned by Italian Patrizio Bertelli, to the highest step of the podium, with P Class Olympian in second and Viola in third.

In the Classic Racers’ class Don Wood’s One Tonner Ganbare reshuffled the cards on the very last day, snatching victory from the Italian Maxi Il Moro di Venezia skippered by Massimiliano Ferruzzi by just one tiny point. Gold also went to French Jean-Pierre Sauvan’s Maria Giovanna II in the Vintage Marconi class whilst Karl Lion’s Tabasco 5 dominated in the Spirit of Tradition division with four wins.

“We had very good racing for the Dragons, the 5.5 and the Tofinou, despite light wind conditions, thanks to the good work from the Race Committees we could launch at least a race every day. I wish to thank all those who worked so hard this week. And everything went very well for the classics too, with an ideal setup for such gorgeous boats. See you next year in Cannes for the 40th edition!” Declared Jacques Flori, President of Yacht Club de Cannes

“On a sports level everything worked out well, no matter the light wind. Ashore, the social events were also a success, especially the Birthdays’ Night. The media coverage has been good, and the volunteers did a great job. We hope to be able to offer even more opportunities to enjoy fully the Régates Royales-Trophée Panerai for the locals and the tourist next year.” Said Pascal Gard, COO Régates Royales de Cannes

For full results, more photos, videos and interviews please visit: www.regatesroyales.com

XIV Copa del Rey – Panerai Vela Clásica Menorca. Final de campeonato con triunfo de Cippino en clase Epoca Marconi.




Fuente info XIV Copa del Rey – Panerai Vela Clásica Menorca.

Cinco campeones para una Copa del Rey Panerai de lujo

ACTUALIDAD 02 Septiembre, 2017

Hallowe’en (1926) vence por primera vez en Big Boats tras una última regata casi perfecta disputada con olas de dos metros. Linnet (1905), en Época Cangreja; Cippino (1949), en Época Marconi; Ardi (1968), en Clásicos, y Calima (1970), en Espíritu de Tradición, completan el cuadro de honor.

Una gran regata final coronó al Hallowe’en (1926) como campeón de la Copa del Rey Panerai de barcos de época en la clase Big Boats. El velero de Inigo Strez realizó una tercera y última manga casi perfecta y se impuso en tiempo real y en compensando a su principal adversario, el Moonbeam IV (1914), que tuvo que conformarse con plata.

A pesar de su menor eslora, la embarcación ganadora, que navega por el Royal Irish Yacht Club (RIYC) y en cuyo historial figura haber ostentado durante 13 años (de 1926 a a 1939) el récord de la regata Fastnet, fue la más veloz de la flota de grandes esloras y completó las 15,26 millas de la travesía costera montada por la organización frente a la costa levantina de Menorca en 2 horas, 17 minutos y 32 segundos, lo que tras la aplicación de la fórmula correctora se tradujo en 38 minutos de ventaja sobre el Moonbeam IV, patroneado por Mikael Creach, que no pudo repetir el triunfo de 2011 y 2015. La regata final se disputó con viendo de entre 15 y 18 nudos del NE, rolando a levante, y olas de más de dos metros.

El Nordwind (1939), el barco construido por la Marina de Guerra alemana al principio de la II Guerra Mundial, fue tercero, después de que el Moonbeam of Fife (1903) renunciara a participar en la última prueba debido a la rotura de un obenque el pasado viernes.

“Nuestro plan siempre es ganar pero no siempre se cumple. La tripulación está muy contenta. Vencer a los dos Moonbeam supone un gran logro. Ha sido una regata fantástica y nuestra intención es regresar el año que viene a defender el título. Ahora nos vamos a celebrar la victoria con una cerveza”, declaró Inigo Strez al llegar a puerto. El Hallowe’en fue el barco preferido de su diseñador, William Fife III, quien se refería a él como “una joya perfecta”. Uno de sus tripulantes ilustres fue el entonces príncipe Olaf de Noruega.

Para Patrizio Bertelli, co-propietario del imperio de la moda Prada y Challenger of Record de la Copa América, lo que importa cuando se participa en una regata es ganarla. Lo dijo hoy, momentos antes de hacerse a la mar a bordo de su barco clásico, Linnet (1905), un NY30 de 13 metros de eslora diseñado por Nathanael Herreshoff, y lo ejemplificó en el mar, al imponerse con suma autoridad en la clase Época Cangreja (barcos botados hasta 1950 con aparejo trapezoidal) al Chinook (1916) y al Olympian (1913), segundo y tercero, respectivamente.

La embarcación de Bertelli, quien se confesó “enamorado” de Menorca y sus aguas, completó un parcial de 3-1-2 y y aventajó en cinco puntos a su más inmediato perseguidor. Era la primera vez que competía en la Copa del Rey Panerai, pero no será la última: “Es una regata muy bella y bien organizada”.

En la clase Época Marconi (veleros hasta 1950 con aparejo de vela triangular) ganó con claridad el Cippino (1949), de Daniel Sielecki, que navega bajo pabellón del Yacht Club Argentino. Se adjudicó las tres regatas de la Copa Panerai y se coronó como el mejor barco del circuito nacional de clásicos, tras sus victorias en el Trofeo Puig Vela Clásica de Barcelona y la Regata Illes Balears Clàssics del Club de Mar Mallorca. El Comet (1946), de William Graham, y el FJord III (1947), patroneado por German Frers, no inquietaron al Cippino, cuya tripulación está liderada por el ex regatista olímpico Martín Billoch.

“Queríamos ganar y contábamos con una buena tripulación, pero aquí nos hemos enfrentado con los mejores barcos del mundo en esta clase. Sabíamos que este barco, que es gemelo de Fjord III, era un buen barco y está dándonos muy buenos resultados. Ganamos en Barcelona y en Mallorca pero sabíamos que aquí sería más difícil. Estamos muy contentos pero ahora nos toca seguir, aún nos quedan cuatro regatas (Mónaco, Niza, Cannes, Saint-Tropez) antes de volver a casa”, manifestó el patrón del Cippino.

El Ardi, un One Ton de 1968 diseñado por Aberking y Rasmussen, se alzó con la victoria en la categoría de clásicos (veleros botados entre 1950 y 1975), donde se dieron cita 20 embarcaciones, gracias a una buena última manga en la que sólo fue superado por Il Moro di Venezia (1975). El Argos (1964), de Bárbara Trilling, que había llegado a la jornada definitiva empatado a puntos con el Ardi, tuvo un mal día y cruzó la línea de llegada en séptima posición, quedando relegado a la tercera plaza de la general. El Guía (1967) obtuvo la plata gracias a que hoy aguantó el tipo y fue cuarto

Fabio Conti, armador del Ardi, aseguró que la tripulación estaba confiada en ganar la Copa del Rey: “Cuando nos acercamos a la Isla del Aire ya vi que teníamos la oportunidad de ser campeones. Es la primera vez que venimos y estamos muy contentos. Poder hacer las llegadas dentro del puerto es emocionante. Hemos competido contra unas tripulaciones fantásticas. Aún siendo una competición, es realmente bonito ver a todos estos barcos. No se trata de ganar o perder, se trata de estar aquí todos juntos y dar espectáculo. Repetiremos seguro.”

El Calima (1970), rey de reyes de la Copa Panerai de Mahón, escribió hoy una nueva página en su increíble palmarés. El barco de Javier Pujol, un Sparkman & Stephens construido en los astilleros españoles Carabela, ganó la última regata de la competición en la clase Espíritu de Tradición y sumó su undécimo triunfo en la prueba más importante del circuito de español de barcos clásicos y de época. Peleó hasta el último bordo con el Lohengrin (1974), que terminó segundo, y el Legolas (2003), que obtuvo el bronce.

“Estamos muy contentos de haber vuelto a ganar. Felicitamos a la organización por cómo se establecieron los campos de regata. La regata de hoy nos salió bien, el primer giro en la boya de desmarque resultó perfecto y, con 18 nudos, el barco respondió al máximo. Habíamos anunciado que íbamos a navegar con cabeza, y en cabeza quedamos”, explicó Alejandro Guasch, patrón del Calima.

Resultados completos click acá

XXIII Regata Illes Balears Clàssics. En clase Epoca, gran triunfo del argentino Cippino.





Fuente info XXIII Regata Illes Balears Clàssics

La XXIII Regata Illes Balears Clàssics corona a sus campeones

Agosto 19, 2017

El fuerte viento de primera hora dejó en tierra a los FI15 y la vela latina. Cippino (Época) y Corsaro (Clásicos) ganaron en sus clases y compartieron el premio absoluto. Mariska (FI15), Orión (RI Clásicos) y Alzina (Llaüt Open) completaron el cuadro de honor

La Regata Illes Balears Clàssics coronó hoy a sus vencedores en una jornada en la que parte de la flota no pudo competir por las fuertes condiciones de viento registradas durante la mañana en la Bahía de Palma, con un viento de más de 20 nudos de Gregal. Mariska (FI15), Corsaro II (Clásicos), Orion (RI Clásicos) y Cippinio (Época) se alzaron con la victoria en la regata de barcos clásicos del Club de Mar Mallorca. El comité organizador, que mantuvo a la flota aplazada hasta el mediodía, consiguió dar la salida de una prueba para las clases Época, Clásicos y Clásicos RI con un viento que al final osciló entre los 15 y los 11 nudos del NE.

El premio especial al ganador absoluto lo compartieron, por primera vez en la historia de la regata, el Cippino y el Corsaro, dado que ambos consiguieron el mismo número de primeros puestos en sendas clases integradas por idéntico número de barcos (8).

FI15

La clase Fórmula Internacional 15 metros no disputó ninguna prueba debido a las condiciones meteorológicas. Las cuatro embarcaciones permanecieron amarradas en el Club de Mar Mallorca y la clasificación quedó intacta. De esta forma, el Mariska (1908) conseguía una victoria merecida gracias al pleno de triunfos que registró en las cuatro pruebas que ya se habían disputado. En segunda posición terminó el The Lady Anne (1912), con tres segundos y un tercero en su casillero. El podio lo completó el que fuera barco de Alfonso XIII, el Hispania (1909). Cerró la clasificación el Tuiga (1909), buque insignia del Yacht Club Monaco.

CLÁSICOS

En Clásicos, el Corsaro II (1960) no dio cuartel a sus rivales y cruzó, por tercera vez, la línea de llegada en primera posición en tiempo real. El barco escuela de la Marina Militare Italiana consiguió una ventaja de tres minutos y 57 segundos en tiempo compensado sobre el Oryx, de Martín Chauford, segundo en la prueba de hoy.

El Corsaro, un yawl bermudiano diseñado por Sparkman & Stephens, invirtió una hora y 21 segundos en completar un recorrido costero de 7,5 millas náuticas con salida frente a Cala Gamba, desmarque en el cap Enderrocat y regreso al dique del Oeste. El segundo y tercer clasificado en la general de esta categoría, en la que navegan los barcos botados entre 1950 y 1975, fueron el Emeraude (1975) y el Oryx (1966), respectivamente. Ambas embarcaciones registraron una suma de 9 puntos que se decantó del lado del Emeraude, un sloop bermudiano de pabellón francés, al ser el competidor con mejores resultados parciales.

Simone Giusti, patrón del Corsaro II, se mostró muy satisfecho por la victoria de en la jornada de hoy porque, dijo, “ha sido una prueba muy dura para la tripulación por el fuerte viento, aunque se han dado las mejores condiciones para nuestra embarcación”. El balance de estos tres días de competición no puede haber sido más positivo, según Giusti, quien destacó que “las diferentes condiciones meteorológicas han servido para mejorar el aprendizaje de los cadetes”. “Ya fue una experiencia transportar el barco desde Italia, nos encontramos con un temporal con olas de 8 metros a la altura de Menorca, y todavía más navegar en esta magnífica bahía en una regata muy bien organizada”, añadió.

RI CLÁSICO

El viernes por la tarde la clasificación de los RI Clásicos sufría un importante vuelco por la descalificación en la prueba del día del Orión (1977) y el Tichy Don (1981), que hizo al primero perder el liderato y, con ello, sus opciones de victoria. En la regata de hoy, quien sí que pudo defender el puesto de cabeza fue su tocayo, el Orion (1973), de Tiffany Blackman, a quien le valió el segundo puesto para amarrar la victoria. La prueba costera cayó del lado del ketch Galaxie, de la Fundació Joves Navegants de Balears, que lideró la clase con un tiempo de una hora, cuatro minutos y 41 segundos, con un margen, en tiempo real, de casi media hora sobre el Orión, al que aventajó en compensado por un minuto y siete segundos. La clasificación final de los RI Clásicos es la que sigue: Orion, de Tiffany Blackman, primero; Galaxie (1979), segundo, y Orión, de Gabriel Mateos , tercero.

Tiffany Blackmann, armadora y patrona del Orion, aseguró que la regata de hoy fue “de las que hacen afición”. “Es la primera vez que ganamos en los cuatro años que participamos en la Illes Balears, regata que me encanta por el buen ambiente y la buena organización”.

ÉPOCA

El Cippino, del armador argentino Daniel Sielecki, certificó su triunfo en la Regata Illes Balears Clàssics en la clase Época con una incontestable tercera victoria. El Frers 50 del patrón Martín Billoch completó las 7,5 millas del recorrido del día en una hora, cinco minutos y nueve segundos, consiguiendo una ventaja de tres minutos y 14 segundos en compensado respecto al Sonata (1937), del armador español Jordi Cabau, quien con el resultado de hoy se subía al tercer escalón del podio de la clase.

El segundo clasificado en la general de los barcos de Época fue The Blue Peter, un balandro de 1930 diseñado por el británico Alfred Mylne. Martín Billoch, que ya sabe lo que es ganar en Mallorca (lo hizo el año pasado a bordo del Delphi) reconoció que contar con un buen equipo, “que se conozca y esté bien compenetrado” es básico para conseguir buenos resultados. “Además, el Cippino es un gran barco y está muy bien mantenido”, añadió.

Los llaüts de vela latina, clase que en esta edición reunió a 15 unidades, no pudieron navegar debido a las condiciones de fuerte viento que se registraron por la mañana. El Alzina (1945), vencedor de la única regata disputada ayer en las categorías de vela latina, completó el cuadro de honor de la regata, seguido del Brando (1984).

La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar a las 20.00 horas en las terrazas del Club de Mar Mallorca.

Resultados parciales completos click acá (ir a pestaña “resultados”).

XXIII Regata Illes Balears Clàssics día 2. Mariska, Cippino y Corsaro II, más cerca del título.



Fuente info XXIII Regata Illes Balears Clàssics

Mariska, Cippino y Corsaro II amarran la victoria de la XXIII Regata Illes Balears Clàssics
Agosto 18, 2017

Los líderes de las clases FI15, Época y Clásicos ganaron sus regatas y lo tienen todo de cara para proclamarse campeones de la regata del Club de Mar Mallorca

La segunda jornada de la Regata Illes Balears Clàssics fue prácticamente un calco de la primera. Sopló el mismo viento, se disputó el mismo número de pruebas y ganaron los mismos barcos en todas las clases, aunque una decisión del jurado descalificó a uno de ellos, el One Toner Orión, en RI Clásicos. Los líderes de tres de las cuatro clases de cruceros lo son gracias a que han ganado todas las mangas, prueba inequívoca de su superioridad pese a la calidad de la flota reunida en el Club de Mar.

La Bahía de Palma no ofreció tampoco ninguna sorpresa. El de hoy fue un día de Embat típico del mes de agosto. El viento empezó a soplar tarde, pero se estableció en un suroeste limpio que fue aumentando de los siete nudos iniciales -los justos para dar las primeras salidas- hasta los 13 de los compases finales de la jornada.

FI15

En la clase FI15, el Mariska (1908), patroneado por Benjamin Redreau, no dio opción a sus rivales y se impuso en las dos regatas del día, aunque en la primera apenas consiguió una ventaja de nueves segundos sobre el Hispania (1909), con Axel Rodger a las caña, y de diez sobre el Lady Anne (1912). El barco de Saint Tropez, que, además de navegar en primera posición de la Illes Balears, se ha adjudicado el premio “Leyenda del mar” al barco mejor conservado de la flota, apenas fue inquietado en la segunda manga de hoy, donde obtuvo un rédito de casi dos minutos sobre el segundo clasificado.

Cabe tener en cuenta que los FI15, también llamados los “fórmula 1” de la vela clásica, compiten en tiempo real en recorridos técnicos barlovento-sotavento y que, por tanto, las victorias y las derrotas se deciden exclusivamente por el trabajo de las tripulaciones y las decisiones tácticas que adoptan los timoneles. Tras su exhibición, el Mariska amarró el triunfo en su clase y, con sus cuatro primeros, es el candidato mejor situado para alzarse con la victoria absoluta en la XXIII Regata Illes Balears Clássics.

Juanlu Paez, táctico del Lady Anne, reconoció que el líder de la clase está navegando “más rápido”. “La regata está siendo muy apretada. Quizás el Mariska tiene un poco más de velocidad y navega muy bien en ceñida. El resto estamos muy pegados. Nos lo estamos pasando muy bien porque cada regata se pierde o se gana por una eslora. Después de una hora de regata, terminar dos o tres barcos en menos de un minuto de diferencia es algo impresionante. La diferencia está en que el Mariska ha empezado la temporada antes y tienen mejor velocidad en ceñida”.

CLÁSICOS

El Corsaro II, de la Marina Italiana, puso también rumbo al que sería su segundo triunfo en la regata del Club de Mar Mallorca tras vencer en la prueba costera de 13 millas disputada en la Bahía de Palma. El yawl italiano, diseñado por Sparkman & Stephens y botado en 1960, fue el más rápido de la flota en tiempo real, con un registro de 02:24:48 horas y una ventaja en compensado de dos minutos y 41 segundos sobre el segundo clasificado, su compatriota Emeraude (1975), del armador y patrón Vittorio Cavanazza, y se puso al frente de la categoría Clásicos, donde compiten las unidades de madera o metal construidas entre 1950 y 1975. Completa el podio de la clase el Oryx, de Martín Chauford, un cutter bermudiano del 66 obra del arquitecto naval John Illingworth.

“Para nosotros está siendo una gran regata”, explicó Simone Giusti, patrón del Corsaro II. “Tengo un buen equipo, el viento está soplando y el barco navega bastante bien. Estoy contento con los cadetes que me acompañan a bordo este año. Paso a paso vamos creciendo. Este es mi segundo año en Mallorca. El embat de la Bahía de Palma es un viento muy bueno y muy estable, y el campo de regatas es muy bello”.

ÉPOCA

Otro barco que no renuncia a compartir el protagonismo de la XXIII Regata Illes Balears es el Frers 50 Cippino (1949), primer clasificado en la clase Época (barcos botados antes de 1950), que en las dos jornadas disputadas ha logrado salir airoso de su duelo con el Enterprise (1939), que hoy fue descalificado por no llevar a bordo el equipo de seguridad que exigen las instrucciones de regata. The Blue Peter (1930) se colocó segundo de la general y el Sonata (1937), de Jordi Cabau, ascendió hasta la tercera posición. Los dos barcos con aparejo de cangreja, Marigan (1898) y Gipsy (1927), no tuvieron opción ante la mayor velocidad de los bermudianos.

El Orion (1977), un One Tonner armado por el andaluz Gabriel Mateos, parecía tener amarrada la que iba a ser su primera victoria en la Illes Balears Clàssics en la clase RI Clásicos (barcos con 25 años de antigüedad) cuando una resolución del jurado, descalificándole en la segunda regata, lo relegó a la tercera plaza. La razón, al igual que ocurrió con el Enterprise, fue no cumplir con las especificaciones de seguridad. El barco de mismo nombre, Orión, botado en 1973 y propiedad Tiffany Blackman, con base en el Club de Mar Mallorca, es el nuevo líder, seguido del Galaxie (1979), de la Fundación Joves Navegants.

VELA LATINA

Hoy se vivió el estreno de la vela latina, que este año ha alcanzado una inscripción récord con 15 unidades. Los lläuts open realizaron un recorrido costero en el que el Alzina (1948), diseñado por el mestre d’aixa Miquel Rosselló y patroneado por Jaume Amengual, propiedad de la Asociación de Amigos del Museo Marítimo de Mallorca y uno de los mayores exponentes de la tradición marítima balear, se alzó con la victoria, seguido del Brando (1984) y Na Paquita (1910).

La Regata Illes Balears cerrará mañana su vigésimo tercera edición con una jornada en la que se espera que los FI15 puedan hacer dos regatas, por una el resto de las clases. Durante la tarde de hoy el Club de Mar ha abierto sus puertas para que los ciudadanos de Palma puedan visitar el puerto y apreciar de cerca las embarcaciones patrimoniales. A las 16.30 horas horas, por otro lado, ha tenido lugar la presentación del libro “Los barcos de Alfonso XIII”, del escritor Luis Tourón.

Resultados parciales completos click acá (ir a pestaña “resultados”).

XXIII Regata Illes Balears Clàssics día 1. El argentino Cippino triunfa en su categoría.



Fuente info XXIII Regata Illes Balears Clàssics

El Mariska marca distancias en la primera jornada de la XXIII Regata Illes Balears Clàssics
Agosto 17, 2017

El barco de la Sociedad Náutica de Saint-Tropez se coloca al frente de la general de los “Fórmula 1” de la vela de época tras la disputa de dos regatas. Cippino (Época), Corsaro (Clásicos) y Orión (RI Clásicos) lideran sus clases.

La Bahía de Palma ofreció hoy su mejor versión para el estreno de la XXIII Regata Illes Balears Clàssics, que estos días reúne en el Club de Mar Mallorca a la mejor flota de barcos clásicos y de época del Mediterráneo. Una brisa térmica perfectamente entablada en 220º, con una intensidad que osciló entre los 10 y los 13 nudos, permitió la celebración de dos mangas barlovento-sotavento en la clase F15, donde compiten los “pura sangre” de la vela clásica, y de una prueba costera de 13 millas para las categorías Clásicos, Época y RI Clásico.

El Mariska (1908) fue el indiscutible protagonista de la jornada inaugural en la clase FI15. El velero de la Sociedad Náutica de Saint-Tropez, patroneado por Benjamin Redreau, se impuso con autoridad en las dos mangas al The Lady Anne (1902), que navega por el Royal Ocean Racing Club (RORC). En la primera le sacó 35 segundos y en la restante amplió la ventaja a un minuto y 45 segundos.

El Hispania (1909), embarcación que perteneció al rey Alfonso XIII, y el Tuiga (1909), buque insignia del Yacht Club de Mónaco (tercero y cuarto en ambas regatas, así como en la general), navegaron lejos de los puestos de cabeza. El equipo del Mariska demostró ser el más conjuntado de la flotilla, lo que se dejó notar en todas las maniobras. Los FI15 corren en tiempo real y el trabajo de la tripulación marca la diferencia. Sus recorridos estuvieron situados frente a la Catedral de Mallorca, aunque algo alejados de tierra debido a la dirección del viento.

“Ha sido un buen día para el Mariska, toda la tripulación ha realizado dos buenas regatas y hemos tenido buenas condiciones de viento. Llevamos tres días entrenando aquí y hemos trabajado mucho para conseguir el nivel que deseamos”, declaró Seb Audigane, táctico del Mariska.

REGATA COSTERA

Hoy compitieron también las clases Época (veleros hasta 1950), Clásicos (1975) y RI Clásicos (clásicos modificados o embarcaciones de fibra con más de 20 años de antigüedad) en una travesía costera con salida en Palma, balizas en el Islote del Sec e Illetas, y llegada en el Dique del Oeste.

En Época (ocho participantes), el argentino Cippino, un Frers 50 botado en 1949 y armado por Daniel Sielecki, y el yawl Enterprise (1939), mantuvieron un interesante duelo que se decantó del lado del primero una vez compensados los tiempos. El Halloween (1926) ocupa la tercera posición provisional. Los veleros con aparejo de cangreja, Marigan (1898), el más antiguo de la flota reunida en el Club de Mar, y el Gipsy (1927), no tuvieron opción frente a sus rivales bermudianos (vela triangular), al quedar todos los barcos anteriores a 1950 agrupados en una sola clase por decisión del comité organizador.

“Nos acabamos de enterar de que lideramos la general tras las pruebas de hoy; hemos ido muy empatados con el Enterprise”, explicó Martin Billoch, patrón del Cippino, nada más llegar a puerto. “Somos un barco que defiende muy bien su rating, la tripulación lo ha hecho muy bien. Llevamos tres años navegando juntos y eso es algo que se nota”.

El Corsaro II, un Sparkman & Stephens de 1960 perteneciente a la Marina Italiana, lidera la categoría de Clásicos (ocho participantes), seguido del también italiano Emeraude (1975), de Vittorio Cavanazza, y el Margarita Estalindalamar (1972), de Antón de Llano. Los dos primeros cruzaron la línea de llegada separados por apenas 25 segundos, aunque la corrección de tiempos amplió la diferencia a favor del Corsaro hasta un minuto y 29 segundos. El resto de embarcaciones quedaron a mucha distancia de los dos representantes italianos, que revivirán el duelo que ya han mantenido en anteriores regatas. Ambos son los indiscutibles favoritos para alzarse con la victoria en esta clase.

Los RI Clásicos (ocho participantes) están liderados por el Orión, un One Toner de 1977 del armador Gabriel Mateos, que obtuvo un holgado rédito de 26 minutos sobre el ruso Tichiy Don (1981), de Eugeny Panevin.

La XXIII Regata Illes Balears Clàssics se reanudará mañana a las 12.30 horas con la incorporación de parte de la flota de vela latina. La organización confía en que las condiciones meteorológicas sean muy parecidas a las de hoy en la Bahía de Palma.

Resultados parciales completos click acá (ir a pestaña “resultados”).

10 Puig Vela Clàssica de Barcelona, día 2. Triple empate en la general de Clase Marconi.




Fuente info 10 Puig Vela Clàssica de Barcelona

SEGUNDA JORNADA DE LA PUIG VELA CLÀSSICA BARCELONA

Guia, Alba, Marigold, Argyll y Moonbeam III, ganadores

· En la clasificación general, cuatro de las cinco categorías están empatadas, por lo que la última jornada se prevé de lo más reñida y emocionante

· Los barcos han navegado junto a la Barceloneta y el Port Olímpic, acercando este museo flotante a los múltiples seguidores de la regata

Barcelona, 14 de julio de 2017. El segundo día de regata ha estado marcado por la meteorología. El cielo nublado, las lloviznas y la falta de viento al principio de la mañana presagiaban una jornada complicada, pero un inesperado giro del viento se ha traducido en una jornada de lo más interesante y competitiva.

El recorrido dispuesto por la organización se desarrolló cerca del litoral barcelonés, pudiendo contemplarse a tramos desde el Port Ollimpic, la Barceloneta o el hotel W, por lo que miles de barceloneses y turistas han podido disfrutar, un día más, de este espectáculo único.

Una segunda jornada que presagia una final de vértigo

La alternancia de resultados en la regata de hoy ha propiciado la máxima igualdad en cuatro de las cinco categorías, que en la jornada final de mañana navegaran “con el cuchillo entre los dientes” para dirimir el vencedor final de la Puig Vela Clàssica Barcelona.

La meteorología complicada hoy ha provocado un aplazamiento de la salida, a la espera que el viento entablara su dirección. El cielo nuboso y algunas lloviznas presagiaban que el viento térmico de Garbí (Sur-Suroeste) no acudiría a la cita. Pero al filo de las 14 horas, de dirección más Sudeste ha comenzado a soplar con 12 nudos de intensidad, con algunas rachas de 16 nudos por la influencia de algún nubarrón.

El recorrido elegido ha sido una triangulo entre balizas, con diferente composición según las categorías. Los Clásicos recorrían 9,6 millas en cinco tramos, mientras los Época y Big Boats navegaban 8 y 7,2 millas en tres tramos.

Las nuevas condiciones de viento y el tipo de recorridos han provocado cambios en los resultados. En los Big Boats ha sido el día del Moonbeam III, capaz de superar al Moonbeam IV por 42 segundos. Un estrecho margen ganando en buena parte gracias al buen hacer del vencedor evitando ser desventado por el Cambria al final del primer tramo. Sumando el resultado de las dos jornadas, el Moonbeam III se sitúa líder empatado a puntos con el anterior líder, Moonbeam IV. El Cambria parece abonado al tres, pues hoy repetía el tercer puesto, que también mantiene en la clasificación acumulada.

Los Época Cangreja también han tenido un nuevo ganador. El Marigold, segundo ayer, ha superado al Kelpie of Falmouth y también empatan a puntos tras sumar las dos jornadas. Siendo el desempate favorable al vencedor de la última prueba disputada. El Malabar X y el Marigan también intercambiaban las posiciones de ayer, y también en la general.

El inglés Argyll ha estado muy atento al inicio de la prueba para los Época Marconi, y ha sido capaz de mantener a raya al uruguayo Fjord III y al argentino Cippino. Precisamente en el orden inverso de ayer, provocando un triple empate en la clasificación acumulada, que ahora lidera el inglés, seguido de uruguayos y argentinos.

También abundante movimiento en Clásicos 1, logrando el barco local Guia una relativamente cómoda victoria sobre el Samarkand (sexto ayer), mientras Il Moro di Venezia finalizaba tercero, y el francés Sagittarius hoy cedía hasta el cuarto puesto. Tal que así, manda en la clasificación el Guia empatado a puntos con Il Moro di Venezia, mientras el Sagittaruis se baja a la tercera plaza y el Samarkand sube a la cuarta. Destacar hoy el mal resultado del Emeraude, ayer cuarto, que finalizando en décimo lugar queda descartado para la victoria final.

Sin cambio de líder en Clásicos 2, repitiendo victoria del Alba por delante del Kanavel, Atrevido, Margarita Estalindalamar y del Diana. En la clasificación general el Alba se distancia con 2 puntos frente a los 5 del Kanavel, 6 del Margarita y 7 del Atrevido.

Una representación italiana de excepción: Il Moro di Venezia I y la Armada Italiana

Entre los veleros que debutan este año en la regata Puig Vela Clàssica Barcelona, destacan los italianos Il Moro di Venezia I y el buque de la armada, el Corsario II.

Il Moro di Venezia I fue el primer barco de la legendaria saga “Il Moro di Venezia” del magnate italiano Raúl Gardini, que puso a Italia en lo más alto de la vela mundial con una serie de veleros ultracompetitivos y ganadores año tras año de algunas de las pruebas más destacadas del circuito internacional, además de participar con éxito alcanzando la final de la Copa América.

En su estreno en la Puig Vela Clàssica Barcelona, Umberto Zocoa Rangome di Montelupo, navegante y vela mayor del barco, cuenta que “conocía muy bien y me encantaba esta regata tras regatear muchos años a bordo del Amorita y del Peter y no dejaba de insistirle a mis compañeros de Il Moro de Venezia que teníamos que competir aquí. Este año por fin lo he conseguido y no puedo estar más contento. Disponer de este maravilloso velero ganador de tantas pruebas en la costa barcelonesa es un verdadero honor.” Añade que “en Il Moro di Venezia ante todo somos un gran grupo de amigos, muy coordinados y estamos muy satisfechos de estar empatados en el liderato de la categoría de Clásicos 1”. En cuanto a los dos días de regata Umberto asegura que “para nosotros han resultado muy positivos gracias al magnífico viento del que hemos disfrutado y que tan bien va para nuestro velero”.

Por su parte, el Corsario II, fue diseñado y construido para la Academia Naval italiana. Este velero compite en las mejores regatas del Mediterráneo y sirve a su vez de barco de entrenamiento por los cadetes de la Academia naval de Livorno. Comisionado por la misma marina italiana y capitaneado por Simone Giusti, el Corsario II navega por primera vez en aguas barcelonesas. “Hace tres años vinieron nuestros compañeros del Stella Polare y nosotros teníamos ya muchas ganas de hacerlo”, asegura Giusti y añade que “La Puig Vela Clàssica Barcelona nos está resultando una regata muy bonita, con mucha ola y viento, lo que hace muy exigente la navegación. Si a esto le añadimos el que se dispute en una ciudad como Barcelona, esta competición es irresistible para repetir año tras año”.

Con respecto a su velero, Simone afirma que “al tratarse de un barco escuela de la marina, la tripulación está en constante cambio. En este velero clásico, donde todo es manual, requiere mucha fuerza, constancia y dedicación, por lo que supone una formación extraordinaria para nuestros marines”.

Resultados parciales completos click acá

10 Puig Vela Clàssica de Barcelona, día 1. El argentino Cippino gana en clase Marconi.




Fuente info 10 Puig Vela Clàssica de Barcelona

DIA DE ESTRENO EN LA X PUIG VELA CLÀSSICA BARCELONA

Kelpie of Falmouth, Cippino, IL Moro de Venezia I, Alba, y Moonbeam IV se imponen el primer día de competición

- El argentino Cipinno se estrena por primera vez en una regata europea obteniendo la primera posición en la categoría Época Marconi

- El excelente viento de Garbí ha sido el protagonista en una jornada de lo más reñida

Barcelona, 13 de julio de 2017. Esta mañana ha dado comienzo la primera jornada de la 10 Puig Vela Clàssica de Barcelona. Un día donde, gracias a las condiciones idóneas del viento, la competición ha dejado imágenes y maniobras inolvidables para los aficionados a la vela y a la historia náutica.

Contar con estos barcos en Barcelona es equiparable a recibir en la ciudad a una prueba del Gran Slam de la vela clásica. La élite internacional de este deporte está congregada en el Real Club Náutico de Barcelona y sus seguidores en todos los rincones del mundo, concentran su atención en Barcelona durante en estos días de puro espíritu y tradición marinera. Entre los casi un millar de regatistas participantes, en esta primera jornada han figurado Julia Casanueva, Presidenta de la Federación Española de Vela, que ha regateado a bordo del Guia o German Fers Junior, prestigioso arquitecto naval, entre la tripulación del Fjord III.

Un primer día de manual

Las cuatro flotas de Clásicos, Época Marconi y Cangreja, y los impresionantes Big Boats, han podido disfrutar de las 17,2 millas de un recorrido costero muy técnico, con rumbos variados que propiciaba cambios de velas y maniobras muy exigentes.

Partiendo puntualmente a las 13 horas, los participantes han salido frente al Port Olimpic para afrontar un tramo de desmarque, antes de navegar hacia El Masnou. Desde allí han remontado ciñendo hasta Barcelona, pasando una boya en el Besós. La última fase antes de la meta, incluía una larga ceñida costeando frente a las playas hasta el hotel W y finalizar con un corto tramo de empopada hasta la llegada frente al Port Olimpic.

El viento de Garbí (200º) ha soplado con una intensidad de 16-18 nudos, levantando una marejadilla que ha crecido un poco a lo largo de la regata, pero que no ha supuesto un freno a las prestaciones de los barcos, especialmente a las grandes esloras. El Moonbeam IV se ha impuesto en la flota de Big Boats, sabiendo controlar las diferencias con el Cambria que navegaba por delante y el Moonbeam III que lo hacía por su popa, tras como confirmaba la compensación de tiempos. En segunda posición quedaba el Moonbeam III seguido del Cambria. Completaba la clasificación en cuarto lugar el Xarifa 1927.

El italiano Il Moro di Venezia no ha dado opción a sus rivales de Clásicos 1, exprimiendo las posibilidades del barco y acertando en sus decisiones tácticas. Claro vencedor en tiempo real, fruto de su mayor tamaño, también ha podido imponerse tras la compensación de tiempos. El francés Sagittarius y el local Guia, que defiende el título, han mantenido un estrecho duelo durante todo el recorrido que les ha llevado a completar el podio de la categoría.

En Clásicos 2 el Alba ha iniciado con firmeza la defensa del trofeo logrado el pasado año, dominando claramente tras la compensación de tiempos. De nuevo el desenlace por la segunda y tercera posición ha sido muy reñido entre el Margaritaestalindalamar y el Kanavel, clasificados por este orden.

La categoría Época Marconi, la más numerosa con sus 17 inscritos, veía el triunfo del argentino Cippino, que regateaba por primera vez en Europa. Este velero ha sido el primero en cortar la meta tras una buena estrategia y acertadas maniobras, y también se imponía en tiempo compensado. El uruguayo Fjord III se clasificaba segundo tras superar con claridad al inglés Argyl, mientras el Sonata finalizaba en cuarta posición.

La flota Época Cangreja ha tenido el resultado más ajustado. El Marigold y el Kelpie of Falmouth han dirimido sus diferencias por solo ¡18 segundos!, después de tres horas y media de competición. Sin ceder mucho, se clasificaba tercero el Malabar X, que se imponía sin sobresaltos al Marigan. Meritoria la actuación del Gipsy, cuya reducida eslora le ha supuesto completar el recorrido en 4 horas y 42 segundos.

Algunos de más de un siglo, otros “sólo” cumplen 90 años

Esta décima edición supone un importante hito para el Gipsy de “Petete” Rubio, que celebra el 90 aniversario del barco. Fue la única embarcación de uso civil que se construyó en el astillero Echevarrieta y Larrinaga (Cádiz), que era de uso eminentemente militar. Durante la Guerra Civil actuó como barco espía para el bando nacional entre los cabos de Creus y La Nao. Todavía figuran en los palos marcas de metralla de las dos veces que fue tiroteado.

“El barco lo compró mi familia en 1951. Eran muy aficionados a la vela y buscaban un velero con estilo y que navegara bien. Vieron el Gipsy, les gustó y decidieron comprarlo”, asegura Petete Rubio y añade “es una goleta singular, con muchas historias en sus maderas. Lo restauramos en 1969 y en 2006, preservando en ambas reformas las dos balas que encontramos incrustadas en el casco.”

El Gipsy ha participado ha participado en las diez ediciones de la regata Puig Vela Clàssica Barcelona. “Nuestra idea es aprovechar esta regata para festejar el aniversario del Gipsy y, por supuesto, nos gustaría ganar este año, sería la guinda del pastel. Además, como detalle de la efeméride, la organización ha concedido el dorsal 90 al Gypsy para sumarse a la celebración” cuenta Petete.

Resultados parciales completos click acá