Porquerolles Classic 2018, día 2.



Fuente info Luis Fernandez

Porquerolles Classique 2018. “Cippino”, “Lys” y “Eva” continuan al frente de sus clases

Segundo día en Porquerolles con un viento de componente oeste y de unos 10-12 nudos y un recorrido de unas 18 millas por la bahía de Hyères. Los 44 barcos clásicos volvieron a dar un bonito espectáculo tras la salida frente al puerto de Porquerolles, ceñida hasta una boya situada en el paso estrecho frente a la isla Gd Ribau, una larga popa hasta el puerto de Hyères, donde se trasluchaba para seguir hasta la boya de la Marine National (Coffre 2) y de nuevo ceñida hasta la llegada, situada en el mismo punto de salida.

En el grupo Clásicos Marconi, los dos Sloop Bermudien gemelos, el “Cippino” argentino y el “Fjord” uruguayo han marcado las diferencias, sobre todo el que está capitaneado por Martin Billoc, que tras una salida impecable por el visor, estuvo luchando por la cabeza en tiempo real durante toda la prueba tras un inalcanzable “Chip”, que a pesar de cruzar en primer lugar la línea de llegada y de la distancia que sacó a sus competidores, solo consiguió el 2º puesto en su clase tras la compensación de tiempos. El “Eva”, con una navegación impecable, también mantuvo el pulso por la cabeza en tiempo real con los argentinos, y en su clase, Época Aurico, volvió a ganar, manteniendo el primer puesto provisional.

Tras la segunda jornada, el grupo Época Aurica está encabezada por el “Eva” con 2 puntos, 2º es el “Chips” con 4 y en tercer puesto está el “Lulu”con 7 Puntos.
En la clasificación provisional de la clase Época Marconi, “Cippino” ocupa la primera plaza con 2 puntos, seguido del “Fjord” con 6 y “Jour de Fête” y “Skylark of 1937″ empatan para la 3ª plaza con 6 puntos.
Los clásicos Marconi están encabezados por el “Lys”, con 3 puntos, seguido del “Fantasque”, con 7 y empastados por la 3ª plaza con 7 puntos se encuentran “Yanira”, “Aigue Blu” y “Maria Giovanna II”

Hoy domingo última jornada, y parece que la escasez de viento (según la meteorología), será el protagonista.

Porquerolles Classic 2018, Cippino, Lys y Eva los ganadores del primer día.


Fuente info Luis Fernandez

“Cippino”, “Lys” y “Eva” fueron los vencedores del día

El “Yanira” del RCNB, único barco español en la Porquerolles Classic 2018 ocupa la 4ª plaza en la clasificación general de 44 barcos

Para el primer día de la Porquerolles Classic 2018 el Comité decidió el recorrido 2 de las instrucciones de regata, que sin ser muy largo, 13,5 millas, es uno de los más bonitos, ya que se trata de una vuelta a esta isla, una Perla del Mediterráneo, dejándola por estribor.

Cuarenta y tres barcos tomaron la salida con sol y un viento ligero para dar espectáculo en los diferentes puntos característicos de esta isla. Salida en ceñida hasta el cabo de Medes, descuartizar tras el paso de las islas Sarraniers, donde aparecieron los asimétricos, y popa a partir de faro del cabo de Armes.
Los ganadores del día han sido el “Cippino” (Época Marconi), “Lys” (Clásico Marconi) y “Eva” (Época Aurique).

El Groupo Época Marconi, con la flora más numerosa, 23 barcos, la victoria, a pesar de una mala salida, fue para el sloop Bermudiano de 1949 “Cippino”, “Fête de Fête” (sloop marconi de 15.85 del 1930) finalizó en 2º lugar y el campeón del pasado año, el británico Skylark, Berwuda Yawl de 16 metros diseñado por Olin Stephens del 1937 completó el podio.
1. Cippino
2. Jour de Fête
3. Skylark of 1937

La Clase Clásicos Marconi contó con 13 barcos y es el “Lys”, un sloop bermudien de 1955 el que terminó en primer lugar, con el “Maria Giovanna II” un sloop de caoba de 10,90m. en 2º lugar, y el “Aigue Blu”, un bermudiano de 1974 terminó en 3er. lugar. A pesar de hacer una regata sin fallos de maniobra o de táctica, en 4º lugar de esta clase entró el “Yanira” del RCNB. El barco español fue pegado a la costa, tomando todas las roladas que se producían a lo largo de la costa de la isla y contó con una tripulación más reducida de lo que suele ser habitual este barco
1. Lys
2. Maria Giovanna II
3. Aigue Blu
4. Yanira

Las siete majestuosas unidades compiten en el grupo Época Aurico, en el que está incluido el Moonbeam IV, el más grande de la flota con sus 33 metros de eslora, dieron su máximo esplendor
en las aguas de Porquerolles. La clase fue ganada por el “Eva”, de 1906, terminando el “Chips” en 2º lugar tras la compensación de tiempos, ya que fue el barco que cruzó la línea de llegada en primer lugar de toda la flora de la Porquerolles Classic 2018. A bordo de este barco stadounidense de 1913 se encuentra Bruno Troublé, un conocido personaje de la navegación francesa por ser el fundador de la Louis Cup Vuitton. En 3er. lugar finalizó el “Esteres” un 8m áurico
1. Eva
2. Chips
3. Esterel

Les Voiles d’Antibes, triunfo del argentino Cippino en clase Epoca Marconi C.

Fuente info Luis Fernandez

Les Voiles d’Antibes. Los descartes darán vencedores en varias clases

El “Cippino” argentino, “Mariska”, “Tabasco” no dan opción en sus clases.

Último día de Les Voiles d’Antibes con muchas clases por decidir. A falta de una prueba, el descarte puede dar vuelcos en las clasificaciones. Los que ya tienen el premio en sus vitrinas independientemente del resultado de hoy por los tres primeros puestos conseguidos en las tres pruebas realizadas son el 15m “Mariska” en la clase Big Boats, “Tabasco” entre los Espíritu de Tradición y “Cippino” en los Época Marconi C.

La escasez de viento ha sido la nota predominante durante las tres jornadas disputadas, con intensidades que en algunos casos han caído por debajo de 4 nudos y que escasamente han pasado de 10 nudos, y recorridos costeros de aproximadamente 28 millas el primer día y 25 y 15 los posteriores

Grande “Cippino” entre los Época Marconi C, que ha dominado en la clase apuntando tres primeros en las tres pruebas disputadas, lo que le hace virtual vencedor independientemente del resultado de hoy domingo. Entre los barcos españoles, muy buen resultado del “St. Christopher”, que ocupa la 2ª posición con unos parciales de 1+2+4, y algo más retrasado, en 5º puesto, el “Yanira” (4+5+5)

Clasificaciones: http://www.voilesdantibes.com/resultats

39th Régates Royales-Trophée Panerai. Buen campeonato de los barcos sudamericanos Cippino y Fjord III.



Fuente info Soazig Guého

Sweet Cannes

After five days of racing with typical the Cote d’Azur early autumn conditions -sunny skies and light winds- the 39th edition of the Régates Royales-Trophée Panerai came to an end in grand style. The 15 Metre Mariska got gold in the Big Boat series with a clear score of five wins out of five races, while the One Tonner Ganbare succeeded in snatching the title to Italy’s Il Moro di Venezia by just one point. “Serial winner” Rowdy added yet another victory to her long list, with Argentina’s Cippino at her heels, the 8 Metre Carron II and Linnet skippered by Torben Grael, particularly at ease in light winds, were crowner winners in the gaff cutters classes. Save the date for September 2018, for the 40th edition.

The 39th edition of the Régates Royales-Trophée Panerai was marked by a sweet sea-breeze, a light south-easterly building in the early afternoon and later,decreasing and dying towards sunset, by close racing at sea and lively social events ashore. This year several new entries debuted in Cannes, to the likes of the two P-Class Olympian and Chips skippered by Marc Audineau and Bruno Troublé respectively, that duelled all week to get gold in the gaff cutters’ class, or Stéphane Richer’s tiny Ellad , a gorgeous Fife-designed canoe-stern from 1937 and the fast Fjord III by Argentinean German Frers Senior; from François Ramoger’s 6 Metre Azaïs designed by François Camatte and totally restored by his grandson, to Italy’s Ardi (ex-Kerkyra II), a 1968 One Tonner by the famous American firm Sparkman & Stephens.

A light south-easterly was on the menu for the last race, crucial to define the podium positions in several classes. First boat to cross the finish line in real time was, Mariska, that showed excellent speed in light air as did Fabien Després’ Viola, Cholita skippered by Italian Bruno Catalan, and Daniel Sielecki’s Cippino from Argentina.

Brazilian star Torben Grael drove NYYC 30 Linnet, owned by Italian Patrizio Bertelli, to the highest step of the podium, with P Class Olympian in second and Viola in third.

In the Classic Racers’ class Don Wood’s One Tonner Ganbare reshuffled the cards on the very last day, snatching victory from the Italian Maxi Il Moro di Venezia skippered by Massimiliano Ferruzzi by just one tiny point. Gold also went to French Jean-Pierre Sauvan’s Maria Giovanna II in the Vintage Marconi class whilst Karl Lion’s Tabasco 5 dominated in the Spirit of Tradition division with four wins.

“We had very good racing for the Dragons, the 5.5 and the Tofinou, despite light wind conditions, thanks to the good work from the Race Committees we could launch at least a race every day. I wish to thank all those who worked so hard this week. And everything went very well for the classics too, with an ideal setup for such gorgeous boats. See you next year in Cannes for the 40th edition!” Declared Jacques Flori, President of Yacht Club de Cannes

“On a sports level everything worked out well, no matter the light wind. Ashore, the social events were also a success, especially the Birthdays’ Night. The media coverage has been good, and the volunteers did a great job. We hope to be able to offer even more opportunities to enjoy fully the Régates Royales-Trophée Panerai for the locals and the tourist next year.” Said Pascal Gard, COO Régates Royales de Cannes

For full results, more photos, videos and interviews please visit: www.regatesroyales.com

XIV Copa del Rey – Panerai Vela Clásica Menorca. Final de campeonato con triunfo de Cippino en clase Epoca Marconi.




Fuente info XIV Copa del Rey – Panerai Vela Clásica Menorca.

Cinco campeones para una Copa del Rey Panerai de lujo

ACTUALIDAD 02 Septiembre, 2017

Hallowe’en (1926) vence por primera vez en Big Boats tras una última regata casi perfecta disputada con olas de dos metros. Linnet (1905), en Época Cangreja; Cippino (1949), en Época Marconi; Ardi (1968), en Clásicos, y Calima (1970), en Espíritu de Tradición, completan el cuadro de honor.

Una gran regata final coronó al Hallowe’en (1926) como campeón de la Copa del Rey Panerai de barcos de época en la clase Big Boats. El velero de Inigo Strez realizó una tercera y última manga casi perfecta y se impuso en tiempo real y en compensando a su principal adversario, el Moonbeam IV (1914), que tuvo que conformarse con plata.

A pesar de su menor eslora, la embarcación ganadora, que navega por el Royal Irish Yacht Club (RIYC) y en cuyo historial figura haber ostentado durante 13 años (de 1926 a a 1939) el récord de la regata Fastnet, fue la más veloz de la flota de grandes esloras y completó las 15,26 millas de la travesía costera montada por la organización frente a la costa levantina de Menorca en 2 horas, 17 minutos y 32 segundos, lo que tras la aplicación de la fórmula correctora se tradujo en 38 minutos de ventaja sobre el Moonbeam IV, patroneado por Mikael Creach, que no pudo repetir el triunfo de 2011 y 2015. La regata final se disputó con viendo de entre 15 y 18 nudos del NE, rolando a levante, y olas de más de dos metros.

El Nordwind (1939), el barco construido por la Marina de Guerra alemana al principio de la II Guerra Mundial, fue tercero, después de que el Moonbeam of Fife (1903) renunciara a participar en la última prueba debido a la rotura de un obenque el pasado viernes.

“Nuestro plan siempre es ganar pero no siempre se cumple. La tripulación está muy contenta. Vencer a los dos Moonbeam supone un gran logro. Ha sido una regata fantástica y nuestra intención es regresar el año que viene a defender el título. Ahora nos vamos a celebrar la victoria con una cerveza”, declaró Inigo Strez al llegar a puerto. El Hallowe’en fue el barco preferido de su diseñador, William Fife III, quien se refería a él como “una joya perfecta”. Uno de sus tripulantes ilustres fue el entonces príncipe Olaf de Noruega.

Para Patrizio Bertelli, co-propietario del imperio de la moda Prada y Challenger of Record de la Copa América, lo que importa cuando se participa en una regata es ganarla. Lo dijo hoy, momentos antes de hacerse a la mar a bordo de su barco clásico, Linnet (1905), un NY30 de 13 metros de eslora diseñado por Nathanael Herreshoff, y lo ejemplificó en el mar, al imponerse con suma autoridad en la clase Época Cangreja (barcos botados hasta 1950 con aparejo trapezoidal) al Chinook (1916) y al Olympian (1913), segundo y tercero, respectivamente.

La embarcación de Bertelli, quien se confesó “enamorado” de Menorca y sus aguas, completó un parcial de 3-1-2 y y aventajó en cinco puntos a su más inmediato perseguidor. Era la primera vez que competía en la Copa del Rey Panerai, pero no será la última: “Es una regata muy bella y bien organizada”.

En la clase Época Marconi (veleros hasta 1950 con aparejo de vela triangular) ganó con claridad el Cippino (1949), de Daniel Sielecki, que navega bajo pabellón del Yacht Club Argentino. Se adjudicó las tres regatas de la Copa Panerai y se coronó como el mejor barco del circuito nacional de clásicos, tras sus victorias en el Trofeo Puig Vela Clásica de Barcelona y la Regata Illes Balears Clàssics del Club de Mar Mallorca. El Comet (1946), de William Graham, y el FJord III (1947), patroneado por German Frers, no inquietaron al Cippino, cuya tripulación está liderada por el ex regatista olímpico Martín Billoch.

“Queríamos ganar y contábamos con una buena tripulación, pero aquí nos hemos enfrentado con los mejores barcos del mundo en esta clase. Sabíamos que este barco, que es gemelo de Fjord III, era un buen barco y está dándonos muy buenos resultados. Ganamos en Barcelona y en Mallorca pero sabíamos que aquí sería más difícil. Estamos muy contentos pero ahora nos toca seguir, aún nos quedan cuatro regatas (Mónaco, Niza, Cannes, Saint-Tropez) antes de volver a casa”, manifestó el patrón del Cippino.

El Ardi, un One Ton de 1968 diseñado por Aberking y Rasmussen, se alzó con la victoria en la categoría de clásicos (veleros botados entre 1950 y 1975), donde se dieron cita 20 embarcaciones, gracias a una buena última manga en la que sólo fue superado por Il Moro di Venezia (1975). El Argos (1964), de Bárbara Trilling, que había llegado a la jornada definitiva empatado a puntos con el Ardi, tuvo un mal día y cruzó la línea de llegada en séptima posición, quedando relegado a la tercera plaza de la general. El Guía (1967) obtuvo la plata gracias a que hoy aguantó el tipo y fue cuarto

Fabio Conti, armador del Ardi, aseguró que la tripulación estaba confiada en ganar la Copa del Rey: “Cuando nos acercamos a la Isla del Aire ya vi que teníamos la oportunidad de ser campeones. Es la primera vez que venimos y estamos muy contentos. Poder hacer las llegadas dentro del puerto es emocionante. Hemos competido contra unas tripulaciones fantásticas. Aún siendo una competición, es realmente bonito ver a todos estos barcos. No se trata de ganar o perder, se trata de estar aquí todos juntos y dar espectáculo. Repetiremos seguro.”

El Calima (1970), rey de reyes de la Copa Panerai de Mahón, escribió hoy una nueva página en su increíble palmarés. El barco de Javier Pujol, un Sparkman & Stephens construido en los astilleros españoles Carabela, ganó la última regata de la competición en la clase Espíritu de Tradición y sumó su undécimo triunfo en la prueba más importante del circuito de español de barcos clásicos y de época. Peleó hasta el último bordo con el Lohengrin (1974), que terminó segundo, y el Legolas (2003), que obtuvo el bronce.

“Estamos muy contentos de haber vuelto a ganar. Felicitamos a la organización por cómo se establecieron los campos de regata. La regata de hoy nos salió bien, el primer giro en la boya de desmarque resultó perfecto y, con 18 nudos, el barco respondió al máximo. Habíamos anunciado que íbamos a navegar con cabeza, y en cabeza quedamos”, explicó Alejandro Guasch, patrón del Calima.

Resultados completos click acá

XXIII Regata Illes Balears Clàssics. En clase Epoca, gran triunfo del argentino Cippino.





Fuente info XXIII Regata Illes Balears Clàssics

La XXIII Regata Illes Balears Clàssics corona a sus campeones

Agosto 19, 2017

El fuerte viento de primera hora dejó en tierra a los FI15 y la vela latina. Cippino (Época) y Corsaro (Clásicos) ganaron en sus clases y compartieron el premio absoluto. Mariska (FI15), Orión (RI Clásicos) y Alzina (Llaüt Open) completaron el cuadro de honor

La Regata Illes Balears Clàssics coronó hoy a sus vencedores en una jornada en la que parte de la flota no pudo competir por las fuertes condiciones de viento registradas durante la mañana en la Bahía de Palma, con un viento de más de 20 nudos de Gregal. Mariska (FI15), Corsaro II (Clásicos), Orion (RI Clásicos) y Cippinio (Época) se alzaron con la victoria en la regata de barcos clásicos del Club de Mar Mallorca. El comité organizador, que mantuvo a la flota aplazada hasta el mediodía, consiguió dar la salida de una prueba para las clases Época, Clásicos y Clásicos RI con un viento que al final osciló entre los 15 y los 11 nudos del NE.

El premio especial al ganador absoluto lo compartieron, por primera vez en la historia de la regata, el Cippino y el Corsaro, dado que ambos consiguieron el mismo número de primeros puestos en sendas clases integradas por idéntico número de barcos (8).

FI15

La clase Fórmula Internacional 15 metros no disputó ninguna prueba debido a las condiciones meteorológicas. Las cuatro embarcaciones permanecieron amarradas en el Club de Mar Mallorca y la clasificación quedó intacta. De esta forma, el Mariska (1908) conseguía una victoria merecida gracias al pleno de triunfos que registró en las cuatro pruebas que ya se habían disputado. En segunda posición terminó el The Lady Anne (1912), con tres segundos y un tercero en su casillero. El podio lo completó el que fuera barco de Alfonso XIII, el Hispania (1909). Cerró la clasificación el Tuiga (1909), buque insignia del Yacht Club Monaco.

CLÁSICOS

En Clásicos, el Corsaro II (1960) no dio cuartel a sus rivales y cruzó, por tercera vez, la línea de llegada en primera posición en tiempo real. El barco escuela de la Marina Militare Italiana consiguió una ventaja de tres minutos y 57 segundos en tiempo compensado sobre el Oryx, de Martín Chauford, segundo en la prueba de hoy.

El Corsaro, un yawl bermudiano diseñado por Sparkman & Stephens, invirtió una hora y 21 segundos en completar un recorrido costero de 7,5 millas náuticas con salida frente a Cala Gamba, desmarque en el cap Enderrocat y regreso al dique del Oeste. El segundo y tercer clasificado en la general de esta categoría, en la que navegan los barcos botados entre 1950 y 1975, fueron el Emeraude (1975) y el Oryx (1966), respectivamente. Ambas embarcaciones registraron una suma de 9 puntos que se decantó del lado del Emeraude, un sloop bermudiano de pabellón francés, al ser el competidor con mejores resultados parciales.

Simone Giusti, patrón del Corsaro II, se mostró muy satisfecho por la victoria de en la jornada de hoy porque, dijo, “ha sido una prueba muy dura para la tripulación por el fuerte viento, aunque se han dado las mejores condiciones para nuestra embarcación”. El balance de estos tres días de competición no puede haber sido más positivo, según Giusti, quien destacó que “las diferentes condiciones meteorológicas han servido para mejorar el aprendizaje de los cadetes”. “Ya fue una experiencia transportar el barco desde Italia, nos encontramos con un temporal con olas de 8 metros a la altura de Menorca, y todavía más navegar en esta magnífica bahía en una regata muy bien organizada”, añadió.

RI CLÁSICO

El viernes por la tarde la clasificación de los RI Clásicos sufría un importante vuelco por la descalificación en la prueba del día del Orión (1977) y el Tichy Don (1981), que hizo al primero perder el liderato y, con ello, sus opciones de victoria. En la regata de hoy, quien sí que pudo defender el puesto de cabeza fue su tocayo, el Orion (1973), de Tiffany Blackman, a quien le valió el segundo puesto para amarrar la victoria. La prueba costera cayó del lado del ketch Galaxie, de la Fundació Joves Navegants de Balears, que lideró la clase con un tiempo de una hora, cuatro minutos y 41 segundos, con un margen, en tiempo real, de casi media hora sobre el Orión, al que aventajó en compensado por un minuto y siete segundos. La clasificación final de los RI Clásicos es la que sigue: Orion, de Tiffany Blackman, primero; Galaxie (1979), segundo, y Orión, de Gabriel Mateos , tercero.

Tiffany Blackmann, armadora y patrona del Orion, aseguró que la regata de hoy fue “de las que hacen afición”. “Es la primera vez que ganamos en los cuatro años que participamos en la Illes Balears, regata que me encanta por el buen ambiente y la buena organización”.

ÉPOCA

El Cippino, del armador argentino Daniel Sielecki, certificó su triunfo en la Regata Illes Balears Clàssics en la clase Época con una incontestable tercera victoria. El Frers 50 del patrón Martín Billoch completó las 7,5 millas del recorrido del día en una hora, cinco minutos y nueve segundos, consiguiendo una ventaja de tres minutos y 14 segundos en compensado respecto al Sonata (1937), del armador español Jordi Cabau, quien con el resultado de hoy se subía al tercer escalón del podio de la clase.

El segundo clasificado en la general de los barcos de Época fue The Blue Peter, un balandro de 1930 diseñado por el británico Alfred Mylne. Martín Billoch, que ya sabe lo que es ganar en Mallorca (lo hizo el año pasado a bordo del Delphi) reconoció que contar con un buen equipo, “que se conozca y esté bien compenetrado” es básico para conseguir buenos resultados. “Además, el Cippino es un gran barco y está muy bien mantenido”, añadió.

Los llaüts de vela latina, clase que en esta edición reunió a 15 unidades, no pudieron navegar debido a las condiciones de fuerte viento que se registraron por la mañana. El Alzina (1945), vencedor de la única regata disputada ayer en las categorías de vela latina, completó el cuadro de honor de la regata, seguido del Brando (1984).

La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar a las 20.00 horas en las terrazas del Club de Mar Mallorca.

Resultados parciales completos click acá (ir a pestaña “resultados”).